Apple Tie: la técnica del Dr. Chamosa para proyectar y elevar el pómulo

Es una alternativa a hilos e infiltraciones para devolver la proyección al pómulo cuando éste desciende con la edad, marcando el rictus.

Se trata de una técnica realizada por el Dr. Chamosa, que puede inscribirse o no, dentro del lifting para el tercio medio del rostro y consigue reposicionarlo con una naturalidad nunca alcanzada por implante alguno.

¿Dónde está mi manzanita?

Los paulatinos cambios estructurales que se producen en la dermis (colágeno, elastina) a partir de los 40, explican el descenso del pómulo, el marcaje del surco nasogeniano y la pérdida del volumen característico en la “manzana” del rostro.

La pérdida paulatina de firmeza, así como la reabsorción insidiosa de los paquetes grasos y del propio esqueleto facial, constituyen transformaciones comunes que se hacen notar poco a poco, hasta que ni el “blush” consigue proyectar el bonito pómulo de la juventud.

Recurrir al “contouring” de infiltraciones con grasa autóloga o Ácido Hialurónico es una alternativa común, que no por sencilla y segura, obtiene los resultados más naturales. Todos, menos la propia intervenida, parecen percatarse de esta estructura falseada, más propia del cómic que de una cara real.

El Apple Tie

Frente al efecto delator de las infiltraciones, se sitúa la naturalidad y la reestructuración a largo plazo que consigue el Apple Tie practicado por el Dr. Chamosa, gesto quirúrgico que reposiciona el pómulo y recupera su proyección original, sin necesidad de poner volúmenes donde nunca los ha habido.

La técnica, que se realiza a través de una incisión de 3 cms en la región temporal bajo el cabello, no deja cicatrices visibles. Se lleva a cabo a través de este pequeño abordaje, desde donde se tuneliza hasta alcanzar la “manzanita” descendida. Una vez que esta
almohadilla grasa se despega del hueso malar, se reposiciona y se procede a su anclaje mediante unas agujas de largo alcance, que permiten pasar varias suturas no reabsorbibles bajo toda la estructura del pómulo.

Conducidas por esta canalización en un recorrido de ida y vuelta, entran y salen con el pómulo atrapado, para traccionar de él y fijarse en una nueva situación mediante 5 puntos
bajo el cabello.

Recuperación

■ Los puntos se retiran a los 5 días, pudiéndose lavar la cabeza a las 48 hrs.
■ Los hematomas que puedan producirse, remiten a partir de los 15 días.
■ El edema mejora paulatinamente a partir de las 48 hrs.
■ Se recomienda la aplicación de frío local durante primeros 5 días.
■ Es importante la ingesta de antibiótico y antiinflamatorio, que se prescriben como asepsia preventiva en todas las intervenciones.

Resultados

Sin cicatrices visibles, son naturales y se mantienen a largo plazo. Pómulo alto y proyectado, con volumen recuperado en la manzana del rostro.

Ventajas

■ Rejuvenecimiento más natural y armónico.
■ Posibilidad de suavizar las patas de gallo en la misma intervención.
■ Resultados mantenidos a largo plazo, sin necesidad de infiltraciones.
■ La profundidad a la que se colocan las suturas evita el riesgo de irregularidades con otro tipo de hilos.

Clínica Dr. Chamosa
Po de la Castellana, 113 – 8o izda. 28046 Madrid
Teléfono: 91 417 74 87
www.doctorchamosa.com