Cómo atraer a clientes en la era digital

¿Qué canales debes utilizar para conectar con tus clientes? Te contamos las claves para conseguirlo.

Las nuevas tecnologías han revolucionado la forma de comunicarnos, tanto en el ámbito personal como en el laboral. Con todo un mundo focalizado en internet y las redes sociales, no es fácil elegir el canal más adecuado para contactar con nuestra clientela, ya sea para ofrecer un servicio especial, dar a conocer novedades de nuestra marca o invitarles a un evento.

El auge de las nuevas tecnologías nos plantea si debemos potenciar solamente estos canales o si bien es mejor seguir con las formas tradicionales de contacto, como las llamadas o las visitas al centro. Pero como no todas las profesionales tenemos la misma clientela ni el centro ubicado en la misma ciudad, hay que situarnos y analizar cómo esto afecta a los canales de comunicación para escoger el más adecuado.

Las redes sociales

Internet puede ser una herramienta muy poderosa para nuestro negocio. El sector de la estética y la belleza es muy visual, está lleno de color e imagen, y eso tiene un impacto importante en la red y las plataformas sociales, como Pinterest, Instagram, Facebook, etc.

Tenemos que aprovechar las redes sociales como un canal que transmite sensaciones, experiencias e imágenes, tanto del centro, de los servicios que hemos realizado o de clientas contentas con el tratamiento recibido, como de testimonios de personas satisfechas con el producto que se han llevado a casa.

Es el canal perfecto para darnos cuenta de que una imagen vale más que mil palabras y no podemos prescindir de él. Sin embargo, no tendrá el mismo resultado si trabajamos en una gran ciudad o con una clientela joven, que si tenemos nuestro centro en una zona más aislada, con menos interés por las redes sociales y un público más mayor, factores que condicionarán nuestro éxito.

 

Las promociones

Las ofertas, descuentos especiales, promociones u obsequios son otra forma de llegar a la clienta. Lo podemos hacer de diferentes maneras, pero también hay que dosificarlos y debe ser algo limitado, único y estudiado para que la clienta le dé valor. Si recibe en su correo promociones y descuentos continuamente estos perderán valor y no le hará caso. Por ello, estos mensajes deben ser lo más personalizados posible y siempre deben ir acompañados de una intención de compra final.

Por nuestra parte, tendremos que analizar qué impacto tiene este tipo de marketing y si realmente la clienta lo aprovecha. Hay que revisar nuestra clientela, detectar en qué momento les llegará de forma más efectiva y descifrar qué canal prefiere, ya que no hay una regla universal. Algunas clientas preferirán la visita en el centro para escuchar nuestra promoción especial, mientras que otras aprovecharán un momento de relax en su casa para mirar las redes y ver qué estamos ofreciendo.

El contacto telefónico

La llamada telefónica es otra vía de comunicación que nos permite personalizar en cada momento y con cada clienta qué queremos conseguir. Es probable que, por falta de tiempo o por el auge de otras redes, este medio haya perdido interés, pero es el canal de comunicación clásico que nunca falla, ya que refleja algunos de los puntos que valora nuestra clienta, como por ejemplo:

  • Acordarnos de ella y que sea escuchada, hacerla sentir especial.
  • Realizar un seguimiento del servicio recibido en el centro, preguntándole cómo le fue y cómo le va el producto que le recomendamos para usar en casa.
  • Invitarle de forma personal a un evento o fiesta que se celebrará en el centro.
  • Ofrecerle en exclusiva las últimas novedades de un producto que acaba de llegar y que sabemos que llevaba pidiendo hace tiempo.

Con todo esto vemos que la llamada es una herramienta que no hemos de olvidar en nuestro día a día, porque fideliza a la clienta de la forma más personalizada posible, aspecto que no ocurre en otros canales.

La visita al centro para un servicio

Esta es la oportunidad perfecta para descubrir qué le gusta, qué quiere llevarse, detectar cuáles son sus necesidades y explicarle los motivos por los que un producto le va a funcionar mejor que otro.

El cara a cara es la mejor forma de dar valor al centro y a nosotras como profesionales y conseguir que la clienta vuelva de nuevo. Por este motivo hemos de preparar bien esa cita, no sólo durante el servicio en cabina, sino también previa y posteriormente, para que la clienta se vaya con una buena experiencia y con ganas de volver de nuevo para probar todo lo que le ofrecemos.

Este canal es el que todas tenemos al alcance. Nos permite ofrecerles un gran valor como profesionales y disponer de la clienta al 100% para nosotras, algo que no ocurre en otros canales. De nada sirve tener grandes promociones u ofrecerles regalos si cuando estamos con ellas no somos coherentes con los emailings que le enviamos o lo que publicamos en las redes sociales y web. Nuestro negocio está repleto de sensaciones, y la más importante es la sensación que tiene cuando entra por nuestra puerta.

Nuestro tiempo y recursos también determinarán a qué vamos a dedicar nuestras horas de trabajo. Más vale poco y bien, que querer abarcarlo todo y ver que no lo tenemos bien gestionado. Un blog, una página web y las redes sociales implican tenerlas actualizadas diariamente, para dar la sensación de estar presentes y al día. Si no podemos ofrecer este servicio es mejor no entrar para no dejarlo obsoleto, ya que si no las clientas no lo verán profesional.

Pensemos a cuál de todos estos canales le podemos dedicar más calidad y tiempo, y focalicemos nuestros esfuerzos en ello, sin olvidar que una visita al centro mal aprovechada y con la clienta descontenta puede tirar al traste la mejor de las redes sociales y la foto de nuestro servicio estrella en la web.

MARTA FOIX
Psicóloga & Grafóloga. Socia en CATEDRA COACHING.
Formadora en habilidades, gestión de equipos, comunicación, ventas.
www.catedracoaching.com