Axilas secas durante todo el verano

Te contamos cómo eliminar la sudoración excesiva en apenas una semana con infiltraciones de toxina botulínica que ofrecen protección de tres a cuatro meses.

La sudoración es un fenómeno normal en los seres humanos, pero cuando ésta es excesiva, hablamos de hiperhidrosis o hipersudoración. Localizada generalmente en las axilas, las palmas de las manos y las plantas de los pies, supone un problema para quien la padece.

Slow Life House utiliza infiltraciones de toxina botulínica para reducir significativamente el exceso de sudor en la zona tratada. Un tratamiento seguro y eficaz, autorizado por la Agencia Española del Medicamento y la única solución no quirúrgica para eliminar el exceso de actividad de las glándulas sudoríparas de manera temporal.

La disminución del sudor comienza a apreciarse a partir del segundo día y de manera progresiva y es eficaz en el 95% de los pacientes después de una única sesión. Los resultados duran de 3 a 4 meses.

El paso previo al tratamiento es realizar una historia clínica del paciente para determinar si el tratamiento con Toxina Botulínica es adecuado y después se hace una prueba para delimitar la zona de sudoración. A continuación se realizan pequeñas infiltraciones de toxina botulínica en la fosa axilar, justo debajo de la piel. Es una técnica prácticamente indolora, no requiere anestesia y el paciente puede hacer vida normal de manera inmediata.