¿Cuál es el mejor calzado para prevenir varices?

El uso continuado de zapatos de tacón alto altera la forma natural de andar y el funcionamiento de la almohadilla plantar, y con ello la contracción de los músculos de las piernas pierden eficacia.

Es época de rebajas y con ella nos enfrentamos a la tentación de comprar esos zapatos o botas que anhelamos frente al escaparate. Pueden quedar muy monos, estilizarnos, o ser del color perfecto para ese conjunto a estrenar, pero antes de comprar calzado ten en cuenta que algunos pueden ser más perjudiciales de lo que creemos para la Insuficiencia Venosa Crónica.

¿Cómo afectan los zapatos de tacón alto al sistema venoso?

El uso continuado de zapatos de tacón alto altera la forma natural de andar y el funcionamiento de la almohadilla plantar, y con ello la contracción de los músculos de las piernas pierden eficacia.

Esto causa que el bombeo muscular no facilite el retorno venoso, por lo que se produce mayor tendencia a retener sangre las extremidades y los pies, aumentando la presión venosa y facilitando un mayor riesgo de aparición de varices, así como la retención de líquidos en las piernas (edema), que también es perjudicial.

Además, si los zapatos son muy ajustados, como botas altas elásticas o zapatos que queden demasiado apretados, también pueden dificultar la circulación.

Recomendaciones de calzado

Es recomendable usar calzado confortable y suficientemente amplio para el tamaño de nuestro pie.

En cuanto a la altura del tacón, tampoco es recomendable usar calzado plano. Según la Guía Venosa de la Organización Médica Colegial de España editada por Faes Farma, opta por una altura de 3-4 cm de tacón, que facilitará la bomba muscular y plantar. Si notas que tus pies y piernas se hinchan a pesar de tomar estas medidas, puedes usar medias elásticas de compresión progresiva que favorezcan al retorno venoso.

Además, puedes optar por calzado ortopédico si tu problema de IVC se prolonga en el tiempo. Es cierto que parece que este calzado no es tan atractivo, pero realmente este tipo de calzado ha evolucionado mucho. Atrás quedaron los zapatos rígidos, feos y pesados: existen soluciones personalizadas que se adaptarán a tus gustos.

También existen especialistas que estudian las necesidades de los pies y diseñan plantillas anatómicas según las necesidades de cada persona.

Hay plantillas que mejoran la distribución del peso que soporta la superficie de nuestros pies, proporcionando un efecto masaje que activa la circulación de la sangre.

Anímate e invierte en salud y prevención, a la larga nos permitirá ahorrar en salud más de lo que ahorraríamos en el periodo de rebajas.