Qué cambios sufre la piel con el frío y cómo tratarla

La farmacéutica Inmaculada Canterla nos explica qué principios activos ayudan a abrigar la piel y protegerla con la llegada del frío.

El frío es uno de los agentes externos que más puede agredir a nuestra piel, que ya ha sufrido los efectos de la sobre-exposición continuada a la radiación solar durante el verano. Por ello, es el momento de regenerarla y protegerla.

Inmaculada Canterla, farmacéutica especialista en dermocosmética y medicina antiaging (miembro de la SEMAL y la SEMCC) resalta la importancia de revisar la piel en esta época, en la que este órgano de nuestro cuerpo necesita una prescripción profesional especial. Es básico abrigarla con activos específicos (como la Teprenona, Vitamina K2, Aceites Naturales Vegetales, etc.) y como elemento clave no puede faltar el filtro solar, también en invierno.

Nuevo y exclusivo Protocolo Signature Facial HCB

Desde Cosmeceutical Center recomiendan su nuevo y eficaz tratamiento Signature Facial (de Haute Custom Beauty) para desintoxicar la piel, restaurarla, aportarle una luminosidad radiante y saludable y nutrirla en profundidad, gracias a a diferentes elixires y una combinación personalizada de potentes principios activos y extractos.

En su búsqueda constante de la vanguardia y calidad, Cosmeceutical Center ofrece un nuevo protocolo que asocia las técnicas de aplicación más precisas y las fórmulas cosmecéuticas más eficaces para cuidar y proteger la piel, en esta época del año. Se trata del Tratamiento Signature Facial (de Haute Custom Beauty). Esta completa terapia facial (que también puede aplicarse en el cuello y el escote) consigue:

  • Eliminar las toxinas
  • Promover la circulación sanguínea y oxigenar la piel
  • Estimular la producción de colágeno
  • Tensar el contorno de la mandíbula y tonifica el cuello
  • Reafirmar los pómulos y la boca
  • Minimizar la hinchazón de los ojos
  • Drenar la acumulación de líquidos

Signature Facial empieza con un ritual de purificación de doble limpieza y peeling celular que va seguido de un tratamiento personalizado para cada área de la cara, el cuello y el escote.

  1. En primer lugar se aplica una mascarilla Recovery Firming Pearl Mask que desestresa la piel la nutre y la repara, gracias a sus activos como el extracto de flor de tilo, aceite de albaricoque, té verde, manzanilla y ácido linoleico, entre otros.
  2. Después la especialista emplea una mascarilla especial Perfect Canvas Pearl Mask para redefinir, desintoxicar y exfoliar la piel.
  3. Y como tercer paso se utiliza la mascarilla Anti-Aging Luminescence Pearl Mask para iluminar, reafirmar y rellenar la piel, que contiene extracto de cúrcuma, aceite de Mosqueta, aloe, extracto de regaliz, ácido kójico y ácido ferúlico, entre otros.
  4. Por último, se realiza un masaje regenerativo específico llamado Precious Contouring Facial Massager, en el que se usan selectas piedras semipreciosas y masajeadores bañados en oro de 24 quilates para relajar la piel, que aportan unos resultados efecto lifting. Gracias a este excepcional masaje que consigue reafirmar y tensar los músculos faciales, drenar la acumulación de líquido, eliminar toxinas y mejorar la producción de colágeno.

Activos específicos para proteger la piel del frío

La farmacéutica recomienda los siguientes principios activos para abrigar la piel del frío yInmaculada Canterla aconseja realizar este innovador ritual de belleza dos veces al mes durante dos meses. “El frío es un factor climático que puede afectar al ADN celular de la
piel, al generar una mayor fragilidad capilar que produce que la piel esté más apagada y menos elástica; afecta también a la capa superficial (córnea) que pierde el agua que contiene y en consecuencia se agrieta y descama; retrasa el ciclo de la renovación
celular; y aumenta la sensibilidad de la piel, empeorando las pieles con rosácea, dermatitis,…”, explica.

• ACEITES NATURALES VEGETALES
Como el Aceite de Sésamo, Aceite de Macadamia, Aceite de semilla de hibisco, Aceite de
Chia… Tienen propiedades reparadoras, protectoras y regeneradoras. Estos aceites son
muy nutritivos y contienen ácidos grasos esenciales. Por ejemplo, el Aceite de Chia es una
de las fuentes vegetales más ricas de ácidos grasos Omega 3.

• VITAMINAS B3 y B5
El complejo de vitaminas del grupo B es extremadamente importante para la salud de la
piel. Su deficiencia puede producir, entre otras cosas, sequedad y grietas. La Vitamina B3
(también llamada Niacinamida o Vitamina PP) ayuda a aumentar la resistencia de la
barrera de la piel ante los agentes destructores, como detergentes y agresores
ambientales. También tiene efectos positivos en el enrojecimiento y la sequedad en
pacientes que sufren de rosácea. Y ya hay estudios sobre su actividad mejorando la piel
hiperpigmentada.

Por otro lado la Vitamina B5 (o ácido pantoténico) es un cofactor de la biosíntesis de la
barrera de la capa lipídica. Es decir, aumenta la síntesis de lípidos cutáneos con lo que
mejora también la barrera cutánea y esto es beneficioso para la piel dañada y la curación
de heridas. Ambas vitaminas son estables y penetran muy bien en la piel. Además tienen
una alta tolerancia, con lo que son perfectas para utilizarlas para evitar eritemas, calmar
la piel, mejorar su elasticidad, disminuir su irritación…

• TEPRENONA
Este ingrediente activo va muy bien para calmar las pieles hipersensibles. Ayuda a combatir el estrés medioambiental, mejora la barrera lipídica de la piel y reduce el escozor y la irritación de forma visible. Es excelente para la prevención y reducción de la hipersensibilidad de la piel, y previene y trata el eritema.

VITAMINA K2
Ayuda a fortalecer las paredes de los capilares en la zona afectada.

Y no hay que olvidar el uso del filtro solar también en invierno. “En toda rutina del cuidado de la piel, y sea cual sea la estación del año, es imprescindible que el último paso sea la aplicación del filtro solar, ya que el 90% de los signos visibles de envejecimiento cutáneo los causa la exposición al sol” nos explica Inmaculada Canterla. Aunque existe la creencia errónea de que el sol no afecta a la piel en invierno, la radiación de los rayos UVA (que son los que afectan a los tejidos cognitivos, dañando el ADN, las células, los vasos y tejidos) es unas 17 veces mayor que la radiación de los rayos UVB (daños inmediatos en la piel como quemaduras) y ésta se mantiene estable bajo cualquier tipo de situación meteorológica (llueva, nieve, etc.).

Inmaculada Canterla
Farmacéutica miembro de la SEMAL y la SEMCC