Claves para el éxito de tus promociones

¿Qué hacer para que tu clienta salga de tu centro con la oferta o pack que le hemos preparado? Te contamos algunas estrategias para conseguirlo.

Es innegable que una buena estrategia de marketing ayuda a posicionar un centro, a que se hable de él y, sobre todo, a que se vendan todos los productos que ofrecemos a los clientes y son complementarios al servicio en cabina. Pero no es oro todo lo que reluce, y en ocasiones la moda y las tendencias de belleza van más rápido que el producto que permanece impecable en los escaparates de nuestro centro. Esto hace plantearse qué hacer con esos productos que quizá ya no son de temporada y van llenándose de polvo a la espera del interés de los clientes.

El cambiante mundo de la estética hace que continuamente tengamos que estar reciclándonos y tengamos que disponer de lo último y más novedoso en cuanto a técnicas, tratamientos, productos y servicios de temporada. Estas preocupaciones hacen que muchas veces las profesionales se planteen si vale la pena disponer de productos para ofrecer en el centro como complemento a un tratamiento realizado.

Por la cabeza pasan, entonces, muchas dudas: el cliente sólo viene a realizarse un servicio, igual prefiere comprar productos más baratos en otro sitio, pregunta por novedades pero no se sabemos qué responderle, no nos atrevemos a venderle un producto para que se lo aplique en casa, etc. Sin embargo, todas estas creencias son erróneas e impiden fidelizar al cliente y, en consecuencia, hacer que vuelva a nuestro centro.

Tenemos que quitarnos estos miedos cuanto antes y pensar qué es lo que realmente quieren los clientes y cómo se van a acordar de nosotros cuando se vayan del salón. Esto, junto con algunas claves de marketing hará que seamos el centro con más clientes ¡y más ventas!

Ofrécele el pack e infórmale de las ventajas

Si después de recibir un servicio el cliente se va sin ningún producto, seguramente es porque no se lo hemos ofrecido. Es posible que, si no le comentamos la importancia de comprar ese producto en nuestro salón para aprovechar mejor las propiedades del tratamiento que le hemos hecho, lo compre en otra tienda. Y no será por un tema de precio, sino que la mayoría de veces no pensamos en ofrecérselo ni comentárselo cuando se realiza el servicio.

Ten los productos a la vista

Es de gran importancia tener todos los productos al alcance, que estén visibles y, sobretodo, que durante el servicio podamos enseñarlo, aplicarlo o, al menos, recomendar cuál sería el producto de continuidad o de tratamiento en casa. Si durante esa hora o más no le hemos hablado de lo bien que sentará utilizar esto o aquello, no lo conseguiremos al final, será demasiado forzado. Las profesionales de la estética son asesoras y consejeras, y esto debe estar presente cuando estemos con un cliente.

Asimismo, no hay que descuidar el orden de los productos, que deben estar limpios, visibles y accesibles, ya que lo que no se expone no se vende. Hay que tener en cuenta además que detrás de un servicio existe un complemento de venta (en este caso, un producto aplicado en casa), que hará que el cliente nos recuerde.

Saca partido al stock

En ocasiones, se acumulan productos de temporadas diferentes que parece que no se van a vender por ser de verano, porque otras marcas han conseguido lanzar una novedad mejor, etc. Sin embargo, esto no será un problema si sabemos cómo presentárselo al cliente. Desde la psicología y el neuromarketing se estudian las conductas humanas a la hora de comprar y qué es lo que resulta más atractivo. Por ejemplo, vender en pack hace nos fijemos en el conjunto y no se le preste tanta importancia al precio o a lo que incluye. Si preparamos un pack especial de belleza para estar más bella los días de otoño, y juntamos un color que no es de temporada, seguro que nadie se percatará de ello y comprará el pack encantado. De esta forma se pueden liquidar esos lotes que deberán estar vendidos antes de acabar el año.

Pon fecha límite a las promociones

Otro aspecto que motiva la mente de los clientes es decirles que esa oferta o promoción es limitada y, por supuesto, exclusiva. Poner fecha límite siempre ayuda a agilizar la compra y hacer una breve presión. Lo mismo ocurre con informar de que la oferta no es para cualquiera, algo que hace sentirse especiales a los clientes y que hará comprar ese producto. ¿Importa entonces que esa promoción no sea lo último del momento?

Ofrece un precio lógico

El precio tiene que ser siempre rentable para el negocio, aunque interese deshacerse del producto. Si nuestro servicio tiene un precio determinado, el producto que acompaña a éste no debe ser excesivamente bajo, sino que debe ser coherente con la filosofía del centro y de lo que se ofrece. Un precio demasiado bajo hace desconfiar al cliente y puede provocar que no lo compre.

Prepara un argumento de ventas

Antes de realizar un pack o una promoción atractiva para quitarnos un producto de stock, se debe considerar cuánto tiempo se tendrá expuesto y cuál será el argumento de venta. El cliente no puede pillarnos desprevenidos con preguntas, por eso siempre es recomendable ensayar un pequeño discurso de posibles preguntas para salir airosos. De lo contrario nos verán inseguros si no sabemos qué decirles sobre el producto, dudarán de nosotros y no lo comprarán. Cualquier oferta enfocada a liquidar el stock tiene que ser atractiva y debe venderse como si fuera la última novedad.

Recordad que en belleza las profesionales son quienes crean tendencia y las que promocionan lo último que está de moda en tratamientos. ¡Aprovecha este poder y caerán rendidas a tus pies!

Claves para el éxito de tus promociones
Califica esta publicación