Pásate al dewy, la nueva tendencia en maquillaje

Olvídate del acabado mate de las últimas temporadas. Ahora se llevan los rostros de aspecto jugoso, luminoso y, sí, con efecto húmedo.

Os presentamos la tendencia de la temporada. Toda una revolución en el sector con la que podemos lucir una piel resplandeciente, tersa e impoluta, y que parece brillar e irradiar luz propia desde el interior.

El término anglosajón dewy es una adjetivación de la palabra rocío, ese fenómeno de condensación que esparce gotas sobre plantas y flores al amanecer y las hace lucir con una frescura absoluta. Y ese es exactamente el efecto más buscado para los rostros de cualquier edad esta temporada: la luminosidad. Se busca un rostro radiante, natural, descansado, rejuvenecido y con ligeros toques de brillo satinado sobre los pómulos.

Los maquilladores más reputados no dudaron en utilizar esta nueva técnica para iluminar los rostros de las modelos en la última New York Fashion Week. Y ahora nosotras también podemos aplicar sus trucos.

¿Cómo se consigue el efecto dewy?

Esta tendencia se basa en dos técnicas:
Una buena base
Antes de empezar a maquillar necesitas una correcta higiene facial y una buena hidratación. A continuación opta por las pre-bases en formato bálsamico. Heredadas de la famosa cosmética coreana, estos productos aportan el efecto de un rostro con un halo de brillo natural.

Toques de luz estratégicos
Los aportas con el iluminador. Pero el truco está en aplicarlo antes del maquillaje. Así se pierde parte del brillo excesivo y se matifican las micropartículas nacaradas que contienen estos productos, pero se mantiene la luz sobre las zonas concretas de aplicación.

¿Los puntos clave? La parte alta de los pómulos, el puente de la nariz y los huesos de las cejas. Y no hay que destacar nada más. En formato stick resulta mucho más sencillo. Das una pasada en forma de C desde la esquina exterior de los párpados hasta el hueso de las mejillas y extiendes con los dedos. Pero si prefieres el pincel, basta con tres minipuntos que conecten esa misma zona.

¿Sombra? Nada. ¿Máscara? ¡Mucha! ¿Rubor? ¡Sí, por favor! Pero sólo cremoso, para seguir con el efecto luminoso.

Además, para un look dewy de noche, también puedes darle vida a esta tendencia con algún labial fucsia o rojo y ¡mucho gloss!

Fácil, ¿verdad? Una tendencia con dos sencillas técnicas con las que sentirte bella y natural al mismo tiempo y con la que triunfarás vayas donde vayas.  ¿Y tú, te animas a probarlo?