¿Y si durmiéramos la siesta diariamente?

Que un Club de fitness te invite a dormir la siesta pudiera parecer una paradoja, pero si dicha actividad garantiza una mejora en la energía diaria, la memoria y la concentración, se entiende mejor.

Por muy española que sea la tradición de la siesta, la idea original de la NAPERCISE viene del Reino Unido, donde nacieron los clubes David Lloyd. Allí constataron que un 80% de los socios que eran padres padecían fatiga crónica, y un 26% de ellos dormía menos de 5 horas diarias.

Como bien sabemos en nuestro país la siesta es altamente beneficiosa, y por eso deberíamos intentar incorporarla a nuestras rutinas diarias. ¿Cómo hacerlo si no pasamos por casa hasta volver del trabajo por la noche…? La solución pasa por tu centro fitness, y por ello David Lloyd ha querido integrarla en su propuesta de clases diarias.

Según estudios de la NASA el tiempo recomendado para una siesta nunca debería exceder los 30 minutos. Con esa media hora nuestro rendimiento diario puede aumentar en un 35%, mientras que el nivel de alerta lo hace en un 55%.

Sin embargo, excedernos en más de una hora de siesta puede darle un completo vuelco a esos beneficios, y convertirlos en todo lo contrario: al alcanzar fases profundas de sueño, el despertar podría ir acompañado en este caso de malestar físico, apatía e irritabilidad.

Si identificamos niveles bajos de energía y problemas para alcanzar una correcta concentración, se recomienda una NAPERCISE diaria, a poder ser siempre a la misma hora, y preferiblemente entre as 14 y las 16 horas, para no interferir con los patrones de sueño nocturno. Convertida en un hábito, y si lo acompañamos de ejercicio y una correcta alimentación sus beneficios pueden multiplicarse hacia altos grados de bienestar físico y emocional.

La actividad consiste en unos estiramientos previos, una especie de yoga pasivo que con la ayuda de un entrenador-experto en sueño induce a la relajación máxima hasta llegar a conciliar el sueño.

En total la clase NAPERCISE de David Lloyd dura 45′, de los cuales se pretende que duermas esa media hora tan beneficiosa para tu organismo. Ya solo te queda hacerte con un antifaz, arroparte y olvidarte del mundo durante media hora….