Eliminar los granulomas faciales sin bisturí

Actualmente existen diversas técnicas que pueden acabar con los encapsulamientos faciales sin necesidad de recurrir al bisturí. La doctora Montserrat Planas nos cuenta cómo.

Remodelar el rostro mediante la aplicación de rellenos faciales es una técnica muy habitual dentro de la cirugía estética para ofrecer al paciente la posibilidad de lograr la imagen que desea. Los resultados son muy buenos si se realizan por manos expertas en centros médicos habilitados a tal efecto y con productos de relleno biocompatibles.

Hace décadas, sobre todo en los 80, era muy habitual la aplicación de rellenos permanentes o semipermanentes pero, con el tiempo, se ha demostrado que éstos pueden generar problemas a medio y largo plazo. Al tratarse de cuerpos extraños no reabsorbibles por el organismo, en algunos casos, estos productos de relleno han causado reacciones inflamatorias indeseadas. Por este motivo, actualmente tan sólo se
deben aplicar productos no permanentes y que sean biocompatibles.

El sistema inmunitario de algunos pacientes aísla los productos de relleno permanentes y genera unos encapsulamientos que se conocen médicamente como granulomas. Estos
nódulos son un problema estético, por supuesto, pero pueden llegar a ser mucho más ya que es posible que sean dolorosos y dificulten, o incluso impidan, determinados movimientos faciales. Lamentablemente se trata de un efecto secundario que puede
darse, de forma imprevisible, años o incluso décadas después del tratamiento que los originó. A menudo acuden a la consulta pacientes que presentan, por este motivo, unos labios con nódulos de consistencia pétrea o, por ejemplo, unos pómulos exagerados,
poco naturales e inflamados. En algunos casos, incluso se dan cambios del color de la piel de forma transitoria o recurrente que se deben corregir para que no afecten a la imagen ni a la vida cotidiana de los pacientes.

El fin de los encapsulamientos

Actualmente existen diversas técnicas que pueden acabar con estos encapsulamientos faciales. Una de las más eficaces es el láser Eufoton, un láser de diodo que elimina
los productos de relleno que se infiltraron, por ejemplo, en entrecejo, surcos nasogenianos y pómulos. Esta tecnología, pionera en España, permite tanto acabar con los indeseados encapsulamientos faciales como reducir el volumen en casos en que el paciente desee eliminar los rellenos. Tanto si el paciente sufre por los encapsulamientos,
como si está descontento con el resultado final de su intervención o ha cambiado su visión de la imagen que desea ofrecer, el láser, puede ser la solución.

La técnica consiste en la introducción de una fibra óptica de 200- 400μ, más fina que una aguja de insulina, en la piel del paciente para alcanzar el relleno a eliminar. El láser calienta el producto hasta transformarlo en un estado líquido gel que se elimina por presión.
El láser supone un gran avance respecto a otras técnicas que eliminan los rellenos mediante cirugía o cánulas de gran calibre. Con esta novedosa tecnología podemos
acabar con rellenos indeseados en una o dos sesiones, de forma ambulatoria y sin generar cicatrices.

SR-LIP, innovadora técnica específica para los labios

El SR-LIP es una novedosa técnica que permite acabar con el volumen indeseado causado por la silicona u otros implantes labiales. Los productos de relleno se entraman especialmente en la mucosa de los labios y, por ese motivo, es necesario un tratamiento específico para esta parte del cuerpo.

En el caso del SR-LIP, se utiliza un láser CO2 de última generación que volatiliza el producto de forma selectiva. La técnica consiste en un parrillado, es decir, en la descompresión de los labios mediante pequeñas perforaciones. Habitualmente se requieren entre una y tres sesiones espaciadas a lo largo de un año, pero el número de sesiones depende del volumen original y del volumen que se desee finalmente.

Debemos tener en cuenta que el paciente que previamente ha optado por un producto de relleno es alguien a quien le gustan los labios voluminosos. Por ese motivo, reducimos
el volumen progresivamente en varias sesiones hasta lograr que los granulomas desaparezcan, pero el volumen final sea adecuado a los deseos del paciente. Debemos evitar eliminar volumen demasiado rápidamente para que el paciente pueda seguir teniendo unos labios gruesos y con una forma que se ajuste a sus criterios estéticos.

¿Cómo se realiza?

Al igual que el láser Eufoton, el SRLIP se realiza con anestesia local y no requiere de hospitalización. Además, el paciente no necesita abandonar su vida cotidiana. Es posible combinar el láser Eufoton y el láser de CO2 en productos aplicados en la frente, los pómulos o el surco nasogeniano, por ejemplo. Es más recomendable un tipo de láser u otro dependiendo del producto implantado y del rechazo que el cuerpo ha hecho del
mismo. El especialista indicará al paciente la mejor opción según su caso.

Afortunadamente, hoy en día existen diversas técnicas muy efectivas que permiten recuperar una imagen natural y sana, acabando con los volúmenes no deseados del rostro, sin recurrir al bisturí.

Dra. Montserrat Planas
Responsable de la Unidad Láser de Clínica Planas
www.clinicaplanas.com