Eyebrow Lift

Te contamos las técnicas más efectivas para mantener y elevar la cola de la ceja, para reforzar la zona de la mirada y conseguir un efecto de rejuvenecimiento.

A partir de los 40 años empezamos a notar una pérdida sutil del arco de las cejas, tendiendo a descolgarse dando un aspecto triste y cansado en la mirada. Un tratamiento no quirúrgico muy común a esta edad es el de mantener y elevar la cola de la ceja, para reforzar la zona de la mirada.

La Dra. Irene Cruz, del Instituto De Benito, nos aconseja cuál es la técnica más adecuada en cada caso en función del grado de envejecimiento de la piel y de sus características propias. Para ello realiza un estudio previo personalizado del rostro del paciente, para reconocer sus necesidades.

Eyebrow Lift Mild: tratamiento con ácido hialurónico y toxina botulínica

Este tratamiento es la primera solución para corregir los primeros signos de descenso del arco ciliar, que sería para los pacientes que presentan un grado 1 o leve, donde ya necesitamos una técnica más reforzada que nos ayude a la definición mayor del arco de las cejas.

Su realización consiste en combinar la infiltración de ácido hialurónico, que se inyecta con una fina cánula que no produce dolor, asociado a la infiltración de toxina botulínica para conseguir un efecto más marcado del arco de la ceja.

El resultado que consigue el ácido hialurónico es que devuelve soporte al tejido graso que se ha ido perdiendo. Por su parte, la toxina botulínica corrige el músculo orbicular, el responsable del descenso de la ceja. Con ello mantenemos la ceja elevada, pero redondeada, por lo que el resultado es más natural.

Eyebrow Lift Moderate: inductores de colágeno y tratamiento con hilos

Para los pacientes que presentan grado 2 o moderado, aquellos que muestran el descenso del arco ciliar bastante acuciado y necesitan una elevación de cejas más pronunciada, una solución efectiva es la técnica que se basa en la introducción de hilos tensores. El hilo por sí solo siempre que haya pérdida de volumen no permite subir la cola de la ceja, que suele ser en la mayoría de los casos. Por ello lo combinamos con inductores de colágeno.

Los hilos de materiales reabsorbibles generan una tensión mecánica inmediata y estimulan la formación de colágeno en los siguientes meses, por lo que reafirma la piel y los tejidos circundantes a la cola de la ceja. En todas ellas el procedimiento es el mismo. Se inicia con la introducción de los hilos, formados por un hilo y conos de sujeción de ácido poliláctico. Seguidamente se procede al anclaje del hilo, que se coloca a nivel superficial y que se realiza con los conos que, una vez colocados, inducen a la formación del colágeno natural del paciente.

Esta técnica ofrece principalmente tres ventajas:

  • La sujeción es mucho más sólida
  • El tejido se reposiciona de forma natural
  • Se crea volumen sin rellenos, con el propio tejido del paciente.

El efecto logrado inmediatamente, pero especialmente visible un mes después, cuando se ha producido esa creación de colágeno, puede durar de 1 a 3 años. Pasado este período, las suturas se han reabsorbido por completo y puede volver a repetirse la sesión. Su aplicación es perfectamente compatible con otras sustancias de uso médico estético como el bótox o los rellenos de ácido hialurónico, siempre que se haga necesario para mejorar el resultado.

Inductores de colágeno

Otro tratamiento que también consigue un levantamiento de cejas es el que que utiliza inductores del colágeno para redensificar la piel afectada por la pérdida de tejido. Está recomendado para pacientes que presentan signos de envejecimiento en zonas circundantes alrededor de la mirada.

Con los inductores, las arrugas supraciliares y del entrecejo, se habrán atenuado de forma evidente. Las cejas aparecerán más elevadas y la mirada más fresca y más joven, en definitiva, rejuvenecida.

Dra. Irene Cruz
Directora Médica del departamento
de Medicina Estética del Instituto de Benito