“Heel massage”, terapia para pies estresados

Talones cansados, tensión en los tobillos o gemelos cargados, éstas son sólo algunas de las consecuencias que se derivan del uso diario de los adorados stilettos; un problema ahora con solución gracias al tratamiento exclusivo en Royal Hideaway Sancti Petri. 

Los días de oficina y las noches de fiesta son matadoras, pero sobre todo para nuestros pies. Los tacones causan estragos y destrozan no sólo nuestros pies, sino también nuestras piernas, sobrecargándolas considerablemente. Es por ello que Royal Hideaway Sancti Petri, establecimiento  líder en el ámbito del bienestar y galardonado como Mejor Spa Resort de España por los World Travel Awards, ha creado de la mano de Toñi Leal, su Wellness Personal Assistant, el denominado ‘Heel Massage’, un tratamiento que ataca a las posibles tensiones que se puedan producir en pies y piernas a causa del uso de este complemento, consiguiendo unos resultados reconfortantes que, además, ayudarán a reducir estas molestias en el futuro.

¿Qué es exactamente el ‘Heel Massage’?

Es un tratamiento específicamente creado para atacar el posible cansancio en la planta de los pies, disminuir la tensión en los tobillos, descargar los gemelos y lograr un estado general de bienestar a nivel corporal gracias a los beneficios que se derivan de los masajes realizados en las distintas terminaciones nerviosas de los pies.

¿En qué consiste?

  • Presión y amasamiento: Se comienza haciendo fricciones suaves para ir preparando el pie. Tras ellas, se hacen técnicas de masaje de amasamiento y presión con los dedos y luego con la palma de la mano en la planta para ir relajando la zona y reducir las posibles tensiones.
  • Talón: Una de las áreas que más se ve afectada como consecuencia de la utilización de los tacones es el talón, por la sobrecarga que le supone el sostener todo el peso del cuerpo sobre sí mismo. Para ello, se procede a masajearlo con presiones circulares hasta que la zona se calme y se consiga destensar todo el cúmulo de tensiones producidas por esta rutina.
  • Piernas: aunque el pie es la zona que sufre estos daños directamente, la tensión producida por este tipo de zapatos ataca también a las piernas, produciendo rigidez e, incluso, hasta contracturas. Para solucionarlo, se masajean los posibles focos que haya, partiendo en los tendones  y masajeando desde la base del tobillo con movimientos circulares de abajo hacia arriba, haciendo también técnicas para aflojar esta zona, tanto con presión como con rotaciones.

Tras esta fase, se procede a masajear suavemente los gemelos, eliminando los posibles núcleos contracturales. Finalmente, una vez trabajadas todas las zonas, se masajea suavemente todo para relajar estas áreas completamente y se deja a los pies reposar durante un pequeño periodo de tiempo.