Cuando a los hombres les crece los pechos (y no los pectorales)

Consiste en un acúmulo graso bastante frecuente en los pectorales masculinos, que cuando va acompañada de la  hipertrofia de la glándula mamaria, requiere cirugía para reducir el tamaño glandular.

Para saber qué sistema aplicar, la Dra. María José Barba Martínez, especialista en medicina y cirugía estética asegura que es imprescindible una primera consulta en la que se realiza la valoración y se diagnostica: si es solo grasa o aumento glandular. Por lo general su causa más frecuente en adultos sanos es desconocida, aunque se asocia a alteraciones hepáticas, o a la toma de ciertas sustancias como anabolizantes, alcohol etc.

Las soluciones

1-Cuando solo existe exceso de grasa:

a/ Liposucción con anestesia local.
b/ Con láser lipolisis se lleva a cabo el más nuevo y más ventajoso tratamiento para eliminar el tejido graso sin dejar la piel flácida.

2-Cuando además de grasa está afectada la glándula: el tratamiento siempre combina la eliminación de grasa y la cirugía para reducir la glándula mamaria. Suele hacerse mediante una incisión priareolar.

3- Ultra cavitación: tratamiento médico en sesiones para reducir la grasa de los pectorales. Una media de cinco sesiones, una cada quince días aproximadamente. Se hace en consulta

4- Laser lipólisis: Alternativa efectiva y mínimamente invasiva. El uso de nuevas tecnologías médicas como el láser ha redefinido la técnica tradicional de la lipoplastia, dando lugar a un nuevo procedimiento menos invasivo, mejor tolerado y con excelentes resultados, como la liposucción asistida por láser o láser lipólisis

Este procedimiento se encuentra indicado para la eliminación de la grasa localizada en pequeñas zonas, difíciles de tratar con la liposucción tradicional. Mediante una pequeña incisión en la piel, se introduce una fina cánula que contiene una fibra óptica de micras de diámetro que entrega energía láser de manera precisa y directa.

El calor generado por la energía láser también coagula los vasos sanguíneos, reestructura el colágeno, mejora la elasticidad de la piel y favorece la contracción tisular de las áreas tratadas. Sin ingreso hospitalario

¿Cuándo se puede operar una ginecomastia?
Cuando las mamas prominentes causan un gran problema psicológico y social, independientemente de la edad.

¿Cómo se soluciona el problema?
Una vez establecida la indicación quirúrgica su solución es rápida y definitiva combinando técnicas de liposucción y resección de la glándula a través de la areola con una cicatriz prácticamente imperceptible. En casos de gran flacidez se puede realizar una liposucción con láser que disminuye el exceso de laxitud cutánea.

¿Anestesia para la ginecomastia?
Es aconsejable anestesia general o anestesia local con sedación controlada por anestesista El ingreso es ambulatorio, regresando a casa en pocas horas.

El Postoperatorio de la ginecomastia

  • Aparecen típicos cardenales de una liposucción.
  • Se utiliza una faja de presoterapia durante un mes, se retiran los puntos de la areola a las dos semanas, ducha permitida a las 72hs así como reanudar la actividad laboral sin hacer deporte.
  • Se recomienda no coger peso o hacer ejercicio en tres, ni tomar el sol o rayos uva hasta que desaparezcan los hematomas cutáneos. También son aconsejables los masajes de drenaje linfático por un profesional, a fin de disminuir la inflamación y permitir una mejor adaptación de la piel. Es normal una disminución transitoria de la sensibilidad.

¿Cuándo se ven los resultados?
Al mes de la operación se aprecia un resultado muy apreciable pero seguirá mejorando progresivamente hasta pasados seis meses. Las revisiones se hacen al mes, a los tres y a los seis meses.