Los implantes de pecho ergonómicos revolucionan la cirugía de mamas

El Instituto Pérez de la Romana incorpora la utilización de prótesis ergonómicas por los importantes beneficios que ofrecen respecto a las anatómicas.

Un pecho bonito y natural es el objetivo de las mujeres que deciden someterse a una
intervención de aumento de pecho. Que los implantes elegidos se adaptaran a todas
las posiciones que puede adoptar el cuerpo, era un reto, hasta la llegada de las
prótesis ergonómicas.

Según explica el cirujano plástico y estético, Federico Pérez de la Romana, las prótesis
ergonómicas suponen una revolución en el mundo del aumento mamario, desde que hace veinte años, comenzaran a utilizarse implantes anatómicos, en las cirugías de
pecho, ya que consiguen un resultado mucho más natural, tanto a la vista como al
tacto.

Esto se debe a la cohesividad del gel de silicona que compone la matriz de la prótesis.
Esta característica es la que produce “la dureza” al tacto y la responsable de mantener
su forma, cuanto mayor es el índice de cohesividad mas dura aparece al palparla. En
las nuevas prótesis mamarias la cohesividad del gel es inferior, lo que supone que al
tacto sean mas blandas y se palpen con mayor naturalidad.

Además, aunque su estado inicial inicial es redondo, la inferior cohesividad del gel
permite una variación de ella en la forma, dependiendo de la posición de la mama. Así,
si la paciente está de pie, la prótesis tiende a adoptar una forma más anatómica, y si
está tumbada tiende a distribuirse mas lateralmente, dejando atrás la imagen
tradicional de excesiva proyección de las prótesis, en las mujeres que han operado su
pecho.

Sus ventajas

En cuanto a la recuperación de las operación, sus principales ventajas radican en la
cubierta y en la matriz de la prótesis. Según el doctor Federico Pérez de la Romana “la
cubierta cuenta con una superficie de texturado más uniforme y sin cavidades, a
diferencia de otro tipo de prótesis, lo que supone una menor agresión del tejido
circundante y una mejora en la no aparición de contracturas capsulares ni dobles
cápsulas, ni seromas tardíos. Complicaciones que en ningún caso aparecen con los
nuevos implantes”.

“Además, hace que esta superficie no se adhiera a los tejidos circundantes,
permitiendo que el implante se adapte a los movimientos naturales y eliminando los
problemas de abrasión en dichos tejidos. También dispone de una capa interna que
hace como barrera para impedir la difusión del gel, y que se visualice externamente del
implante” añade.

Otro avance ha sido la incorporación de la tecnología mediante un microchip inverso
en el gel de las prótesis, que permite su correcta identificación a través de un lector.
Esto facilita conocer las características de las prótesis implantadas en la consulta, en aquellos casos en el que la paciente ha extraviado la tarjeta de las prótesis o el informe
del médico.