Llega la estética del futuro

Mascarillas con encimas mensajeras o frío polar para reactivar la circulación y adelgazar. Te presentamos los protocolos médico-estéticos más novedosos.

Os presentamos los últimos tratamientos estéticos que vienen del futuro para quedarse:

Borrar arrugas: Mas duradero que el bótox

Para eliminar arrugas ‘dinámicas’ entre las cejas y la frente (líneas de expresión) y cerca de los ojos (patas de gallo), en España solo había un tratamiento, el bótox. Ahora, ha llegado Thermirase, con efectos similares, pero cuatro veces más duraderos: mediante una cánula se realizan disparos subcutáneos de calor a 80 ºC en los nervios que causan las arrugas, para ‘desactivarlos’ durante año y medio aproximadamente. La diferencia es que mientras el bótox ‘adormece’ los músculos, Thermirase ‘duerme’ los nervios que los mueven. Y si el bótox hay que renovarlo cada cinco o seis meses, con esta nueva técnica el plazo aumenta a 18 meses.

Vida para la piel: Enzimas mensajeras

El cuerpo es una bolsa llena de líquidos, aminoácidos... dirigidos por estas proteínas que hacen que todo funcione. Partiendo de esto ha nacido el tratamiento Mascarilla de enzimas mensajeras. Consiste en aplicar sobre la piel un preparado con esta sustancia que actúa desde dentro hacia fuera y produce un visible efecto lifting, atenúa arrugas, hidrata y reafirma. La explicación científica es que esas enzimas penetran en el interior y envían mensajes a las células del exterior de la piel para reactivar sus funciones, lo que incrementa la autooxigenación, autohidratación, autonutrición y el metabolismo celular. El resultado es una piel nueva desde el primer momento.

Párpados en su sitio: Blefaroplastia sin bisturí

El exceso de piel en el párpado superior y su consiguiente descolgamiento y las bolsas en el párpado inferior que dan aspecto de mirada triste y apagada son algunos de los signos de la edad que se concentran en el contorno del ojo. Hasta ahora, la única solución para eliminarlos era la cirugía. Hoy día existe un innovador protocolo de rejuvenecimiento integral de la mirada, que ha bautizado como Thermage Total Eyes. Consiste en utilizar radiofrecuencia de alta intensidad para alisar y reafirmar en una única sesión. Actúa calentando de forma segura y ultraprecisa los estratos más profundos de la piel (epidermis, dermis y tejido subcutáneo), estimulando el colágeno de esas áreas. En los párpados contrae la piel sobrante y abajo elimina las bolsas compactando la grasa. No requiere anestesia y no tiene efectos secundarios. Los resultados duran hasta dos años.

 Alternativa al lifting: Thermage + hilos

La asociación de dos de los tratamientos que han demostrado más eficacia en los últimos años –radiofrecuencia e hilos tensores– da como resultado uno de los matrimonios estéticos más novedosos. Es un protocolo no invasivo para combatir la flacidez facial. Consta tan solo de dos sesiones. La primera, de Thermage, que calienta los distintos estratos de la piel para estimular la síntesis de colágeno y permitir que la piel recupere su firmeza y tersura. Transcurrida una semana, en la segunda sesión se implantan los hilos tersores. Se introducen mediante una aguja-cánula y son de polidioxanona, un material biocompatible y reabsorbible, y provocan una fibrosis en el tejido que tiene efecto de anclaje. Dependiendo del resultado que se busque pueden ser aplicados en distintas zonas del rostro: bajo los pómulos para realzarlos, junto a las orejas para redefinir el óvalo, en el contorno para tersar la papada, etc. Los efectos duran hasta año y medio o dos años.

Drenaje subacuático – Agua a presión para eliminar

Y por último os hablamos de este novedoso tratamiento. Se trata de un masaje que se puede realizar solo o como complemento de otros tratamientos adelgazantes y drenantes. El Masaje subacuático, que es como se denomina, se realiza en una bañera: en una posición cómoda, la paciente se sumerge en agua templada (exactamente a la misma temperatura corporal). El terapeuta comienza el masaje aplicando un chorro de agua a presión por los pies y va subiendo poco a poco hacia piernas, brazos, abdomen y espalda con movimientos ascendentes y circulares que estimulan el sistema linfático. Es completamente personalizado, ya que es el terapeuta quien controla el caudal y la fuerza del chorro, y aplicará diferentes presiones en función de la zona y de la sensibilidad de la paciente. Se completa con una ducha escocesa en frontal, espalda y costados para reafirmar. Finaliza con un chorro de agua fría.

¿Has probado alguno de estos novedosos protocolos? Las técnicas del futuro han llegado para quedarse.