Manicura Rusa

Os traemos la precisión y la delicadeza de esta técnica de esmaltado que se presenta como una de las tendencias de esta temporada.

Dicen que en la sencillez está la elegancia. Y esta cualidad, junto con una meticulosa precisión, es lo que caracteriza a una de las últimas tendencias en el mundo de las uñas, la manicura rusa. Este procedimiento exquisito consiste en una limpieza extensa de la cama de la uña, de la cutícula y de la piel que la rodea con el torno o fresa, y en una aplicación perfecta del esmaltado del gel polish.

Asimismo, a diferencia de las técnicas de manicura tradicionales la manicura rusa se realiza con torno o con lima eléctrica.

Esta técnica de esmaltado, que comenzó en Rusia hace décadas, hace ya algún tiempo que se practica en países de Europa del Este y se extiende con gran rapidez al resto de Europa. Ahora llega a España convertida en tendencia.

Protocolo

La manicura rusa también llamada hardware manicure sigue los siguientes pasos:

• Levantar la cutícula de la cama de la uña a través del uso de fresas especiales.

• Limpiar completamente la cama de la uña de células de cutícula y pieles muertas adheridas y que son la causa del desprendimiento del esmalte o del gel polish.

• Limpiar la piel que rodea a la uña en tu totalidad. Es decir, pulir la piel dura y los leves desprendimientos de la piel causados por la sequedad.

• La aplicación del esmaltado o gel polish se realiza sin dejar espacio entre piel y uña, luciendo unas manos impecables y garantizando la durabilidad del tratamiento.

¿Por qué apostar por la manicura rusa?

Empecemos por destacar que en las técnicas tradicionales de manicura no se realiza un servicio tan intenso y meticuloso como el de la manicura rusa. La elección del tipo de manicura siempre será decisión de la clienta. No obstante, debemos tener en cuenta que la realización de esta técnica específica de esmaltado requiere un tiempo adicional de trabajo para la especialista. A una profesional experimentada esta técnica le llevará entre 15 y 25 minutos extra, mientras que a una profesional con menos experiencia le llevará un tiempo adicional de entre 30 a 45 minutos.

Como hemos adelantado la manicura rusa requiere una técnica muy precisa y meticulosa. Por ello antes de aventurarnos a ofrecerla en nuestro salón es necesario que completemos un curso en el que se nos explique esta técnica de forma global e intensiva. Antes de apostar por la aplicación de esta técnica será necesario conocer: los tipos de fresas que necesitamos utilizar, las ventajas y contraindicaciones del tratamiento (no se puede realizar a personas diabéticas, por ejemplo), las técnicas de higiene y esterilización, la forma correcta de quitar las cutículas y el manejo del torno, con el fin de ofrecer una manicura profesional e indolora a la clienta.

Herramientas para llevar a cabo la manicura rusa

Precauciones durante el tratamiento

Es muy importante señalar que al realizar una manicura rusa y eliminar la cutícula, ya sea con una fresa o con una tijera de manicura, se está eliminando un sello natural que evita que las bacterias entren en la piel y dañen la uña y su matriz. Este tipo de prácticas no es recomendable, e incluso está prohibida en algunos países.

Por otro lado también debemos considerar que si la clienta usa aceite de cutícula con regularidad no habrá necesidad de cortar la cutícula ni tampoco la piel que rodea la uña. Este aceite debe ser preferiblemente orgánico y no mineral para que pueda penetrar tanto en la uña como en la piel.

Finalmente, nos quedaría recalcar que para la aplicación de esta técnica de esmaltado es imprescindible la capacitación. La teoría que require este protocolo y su nivel de precisión exige tener conocimientos muy precisos en la materia.

¡Capacítate y atrévete a ofrecer esta técnica a tus clientas en tu salón, quedarán encantadas con el resultado!

Manicura Rusa
5 (100%) 2 vote[s]