Maquillaje permanente

Ya sea para corregir imperfecciones o embellecer el rostro, los avances de la micropigmentación la están convirtiendo en un servicio estético imprescindible con resultados cada vez más satisfactorios.

En los últimos años, tener un buen aspecto físico también forma parte del conjunto de
elementos que favorecen la salud en general. Existen muchas técnicas que mejoran
nuestra apariencia, entre ellas la micropigmentación, cuya popularidad ha aumentado de forma espectacular en los últimos años. Una técnica cada día más demandada y que va perfeccionándose, consiguiendo resultados cada vez más satisfactorios y ampliando su rango de aplicación. Actualmente podemos mejorar y corregir muchos de los aspectos estéticos que no nos gustan a través de innovadoras técnicas como la micropigmentación.

Múltiples aplicaciones

La micropigmentación no sólo se emplea para embellecer o mejorar ciertas zonas faciales y/o corporales, también se emplea en otras áreas. La estética oncológica, por ejemplo, utiliza esta técnica en la reconstrucción mamaria. También ayuda a disimular los efectos no
deseados causados por cicatrices o enfermedades y a mejorar otras afecciones de la piel que causan pérdida de pigmentación (como por ejemplo el vitíligo) o problemas capilares, tipo alopecias o escasez de cabello.

Los resultados que se consiguen después de realizarse un servicio de micropigmentación son realmente asombrosos, con la ventaja de que estos son inmediatos. Además, quedan completamente naturales y discretos que es lo que persiguen las últimas técnicas de vanguardia.

Gracias a las nuevas aparatologías y técnicas, podemos conseguir resultados que anteriormente eran imposibles y que abarcan diferentes zonas:

  • En las cejas: los tratamientos con las agujas nanos consiguen un resultado 100% natural.
  • En los ojos: nos acerca a los efectos del maquillaje utilizando técnicas de micropigmentación decorativa.
  • Con la micropigmentación capilar: se logra un efecto rapado dando la sensación óptica de pelo real.
  • En las areolas: es capaz de crear un efecto 3D, jugando con los colores para darle volumen.

Últimas tendencias

Las tendencias han cambiado completamente. Ya no se realizan perfiles muy marcados, ni tampoco es necesario salir de las líneas naturales del labio para darles más volumen, esto
se consigue a través de los colores. Ahora podemos colorear todo el labio, rellenando la mucosa completa y creando un efecto natural. Para ello empleamos dos técnicas:

  • Efecto transparencia: para colores de labios suaves y sutiles.
  • Efecto más saturado: para lucir los labios con más color.

Para conseguir estos resultados jugamos con nuestros parámetros: ángulos, presión de la mano, rapidez, frecuencia del alimentador, distintas agujas, etc. Son muchos los factores que influyen en la realización de un buen tratamiento.

El avance en la profesión

Los tiempos cambian y las tendencias también y nosotras las profesionales tenemos que sumarnos a estas nuevas demandas del mercado. No podemos, ni debemos, dejar
pasar esta oportunidad de reciclarnos, perfeccionar nuestra técnica que es lo que en definitiva nuestros clientes demandan. Las nuevas tecnologías han permitido que todos y cada uno de nosotros podamos conocer las nuevas modas, todo aquello que marca tendencia es un escaparate al mundo y la micropigmentación no es ajena a esto. También en nuestra profesión se ha avanzado de manera espectacular y con las nuevas técnicas los resultados realmente son asombrosos.

El objetivo de cualquier profesional de la micropigmentación debería ser buscar la satisfacción de sus clientes, realizando trabajos de calidad y adecuándose a las nuevas
modas y gustos del mercado. Además de esto, debemos ser buenas profesionales. Es importante escuchar a nuestros clientes, tener en cuenta que cada uno de ellos es
un mundo y que no existen tratamientos estándar.

¿Cómo hacer una buena micropigmentación?

Los tiempos han cambiado, pero no tanto, algunas de las premisas más importantes que conlleva un buen trabajo de micropigmentación se mantienen. Algunas de las consideraciones que las profesionales deben seguir son las siguientes:

  • Hacer un buen estudio preliminar y realizar un diseño a cada cliente para que pueda conocer exactamente en qué va a consistir su tratamiento.
  • Tener un buen conocimiento de la piel y el color para saber cómo reaccionan y evolucionan los pigmentos en la piel.
  • Tener presente que los resultados no son reales hasta por lo menos 5 semanas después del tratamiento y, en el caso de que sea necesario retocar, se debe hacer a partir de esa fecha.
  • Indicar bien a las clientas los cuidados previos y posteriores al tratamiento.
  • Trabajar con higiene, siendo muy cuidadoso y escrupuloso en este aspecto.
  • Utilizar un buen material, de calidad y con garantía.

Hay que recordar que los resultados de la micropigmentación son semipermanentes y no podemos jugar con la imagen de nuestras clientas. Cada trabajo realizado habla de nosotras, vende por nosotras, es nuestro mejor escaparate y los resultados deben
ser óptimos. Las profesionales del sector debemos perseguir la excelencia, ser cada día mejores, luchando para que cada uno de nuestros tratamientos nos ayuden, no solo a
embellecer, sino a que nuestras clientas se sientan mejor consigo mismas.

Estamos obligadas a estar en continua evolución. Hay que buscar nuevas técnicas y tecnología para ofrecer el mejor servicio y los mejores resultados a nuestros clientes para que su satisfacción y la nuestra sea plena. ¿El secreto para conseguirlo? Ser muy tenaz, trabajar mucho, no dejar de aprender y, sobre todo, disfrutar con el trabajo que hacemos.

Eugenia Arrieta
Especialista en micropigmentación
www.eugeniaarrieta.com