Peelings bajo el sol: sí, ¡son posibles!

Tratamientos estéticos renovadores compatibles con el sol, perfectos para controlar manchas, mejorar la textura cutánea y aportar luminosidad.

Ácido mandélico, ácido ferúlico o ácido salicílico: es el trío ganador de Slow Life House. Tres tipos de peeling completamente seguros y aptos para todos los fototipos porque no son fotosensibilizantes ni producen eritema. Pero además se convierten en un arma con la que prevenir el cáncer de piel. Se ha demostrado la capacidad de los peelings químicos suaves de estimular la proteína p53, una proteína supresora tumoral capaz de destruir el inicio de cáncer. Al obligar a cambiar la piel mas rápidamente de lo que lo hace la propia naturaleza (cambiamos la piel cada 60 días, con peelings suaves lo hacemos en 2-3 días), estamos activando esta proteína que tiene una función defensiva, inmunológica sobre las alteraciones que produce la exposición a las radiaciones ultravioletas. La proteína p53 es un verdadero vigilante inmunológico que destruye este inicio de cáncer cutáneo.

Peeling de ácido mandélico

Para pieles sensibles o con intolerancia a otros alfahidroxiácidos (AHAs), es perfecto para prevenir y tratar el fotoenvejecimiento, la pigmentación irregular, el acné no inflamatorio. Con acción antiedad gracias a sus propiedades estimulantes de la creación de neocolágeno.

Peeling de ácido ferúlico

Combate las manchas, unifica la pigmentación irregular. Gracias a su gran poder antioxidante, protege la piel de las agresiones causadas por los radicales libres y además controla la actividad de la tirosinasa, evitando y aclarando las pigmentaciones no deseadas. Además, aumenta la producción de colágeno y elastina, mejorando la firmeza cutánea.

Peeling de ácido salicílico

A la medida de las pieles grasas, es el gran renovador de la piel y un excelente limpiador de poros, evitando la aparición de puntos negros e impurezas. Tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que es muy útil en pieles con acné o muy grasas, ya que ayuda a regular la secreción sebácea. Estimula la renovación cutánea contribuyendo a alisar arrugas, mejorar la pigmentación y atenuar marcas y cicatrices.

 

Se recomienda realizar 8 peelings con una frecuencia de una sesión cada 7 a 14 días.

 

Slow Life House
Salustiano Olózaga, 11, 28001 Madrid
www.slowlifehouse.com