Perfecta sin retoques con la micropigmentación

La micropigmentación puede convertirse en el mejor aliado para una novia. Gracias al maquillaje permanente la protagonista puede lucir perfecta sin preocupaciones.

La técnica de la micropigmentación es muy antigua. Existen pruebas de que los chinos ya tatuaban antes de que naciera Jesucristo. Por su parte los incas, los griegos, los egipcios y los mayas pertenecen a los pueblos que ya tatuaban hace 2000 años. De hecho, en 1991 se descubrió la momia OTZI en Italia. Tenía más de 5300 años y contaba con más de 60 tatuajes.

La micropigmentación se define técnicamente como la implantación de pigmentos hipoalergénicos y estériles en las capas superficiales de la piel. Se trata de una técnica que da forma y color a nuestros labios, ojos, cejas, pómulos, cicatrices, cráneo, ojeras y areolas, disimulando los pequeños defectos que podamos tener. La micropigmentación siempre ofrece un acabado profesional y con el que lucir un aspecto perfecto y duradero.

Este tratamiento se realiza con la ayuda de una máquina y de una aguja estéril para un solo uso. De hecho, la micropigmentación está cogiendo cada vez más importancia y prestigio debido a las nuevas maquinarias, agujas y las novedosas técnicas que están apareciendo.

La micropigmentación que realizan hoy en día las profesionales es de lo más sutil y los trabajos llegan a ser casi imperceptibles. Estás técnicas rozan lo ultra natural permitiendo al cliente que nadie se percate de las correcciones que se han realizado en el rostro.

Tipos de técnicas

Las técnicas que han cambiado nuestra manera entender la micropigmentación son las siguientes:

-La técnica llamada pelo a pelo para cejas nos permite simular a la perfección un pelo natural y un efecto 3D, permitiendo crear la forma y la dirección de cada pelo de la manera más natural. La fineza de las agujas y la mezcla de varias tonalidades de pigmentos nos permiten obtener resultados extraordinarios. Pero, si lo que la clienta busca es algo más sofisticado también se pueden sombrear las cejas con técnicas como el efecto shadow o powder, acentuando el resultado final. Está técnica, aunque se vea más marcada que el pelo a pelo, sigue siendo natural.  Estas técnicas se emplean también en sinergia para que los resultados sean más pulidos y naturales. De esta manera se aproxima la ceja pigmentada a la natural dándole puntos oscuros donde los tiene y dejando ver el pelo a pelo en las zonas en que se observa en la ceja natural.

-Los contornos o rellenos completos de la mucosa de los labios permiten corregir las asimetrías y realzar los labios sin que se note, en un tono muy natural o más marcado si la clienta lo desea. La mezcla de distintas tonalidades y de diferentes puntos de luz en la mucosa permite que el labio se vea más voluminoso, sin necesidad de inyectarle ninguna sustancia. Esta técnica también permite lucir un efecto pintalabios a diario, evitando que se borre cuando comemos, bebemos o nos limpiamos la boca.

– Los tratamientos de micropigmentación para los ojos van desde la línea más fina a ras de las pestañas hasta el efecto llamado ojo de gato, donde todo el párpado móvil se colorea maquillando a la clienta desde el delineado hasta la sombra de ojos. Los delineados de ojos a ras de pestañas o un poco más gruesos permiten realizar correcciones en los ojos como agrandarlos o levantarlos.

– Además, en el contorno de ojos también se pueden corregir las ojeras. Está técnica es de lo más innovadora y permite camuflar el color verde, azulado o liliáceo de la zona, provocado por una mala circulación sanguínea, con tonalidades que se aproximen a la piel. Este tipo de tratamiento es complejo de realizar, ya que el color beige-blanco no desaparece con el paso de los años y si no se aplica de manera homogénea podría dejar manchas.

– Y los tratamientos anti- edad también tienen su técnica, llamada dryneedling, en la que con la aguja únicamente se trabaja cada surco de la arruga realizando una estimulación de los fibroblastos provocando así una mayor producción de colágeno y elastina. Este tipo de tratamientos es aconsejable para clientas con arrugas no muy profundas y con edades comprendidas entre los 35 y los 55 años.

Todas estas técnicas de micropigmentación son muy aconsejables para todas aquellas mujeres que quieran estar siempre perfectas y bien maquilladas.

Tratamiento ideal para novias

Pero si hay un momento por excelencia en el que las clientas buscan este tratamiento es antes de una boda. Y es que un maquillaje permanente – la micropigmentación- puede ser la solución para que una novia luzca unas cejas, unos ojos y unos labios perfectos durante toda la ceremonia, manteniendo un look muy cuidado y sin tener que preocuparse por el neceser.

Para ello, es aconsejable que el tratamiento se realice entre 3 y 4 meses antes del gran día, para que haya tiempo de realizar el diseño, que éste cicatrice completamente y que la piel esté en perfectas condiciones para la boda.

Pero es que además, se trata de una técnica ideal tanto para las novias como para las invitadas a la boda. Y esto es así porque para este evento no sólo la novia se cuida al detalle, sino que las madres de los novios y las madrinas también se preparan de manera muy especial. Para ellas, los tratamientos de ojeras, antiarrugas o micropigmentación son los más demandados.

La  micropigmentación permite que un día tan esperado el maquillaje no gotee y las novias e invitadas puedan lucir perfectas durante todo el día, sin impedirles comer o llorar y sin necesidad de retocar el maquillaje.

Consideraciones a tener en cuenta

Para realizar estos tratamientos de manera satisfactoria se deben tener en cuenta varios factores:

  • La higiene. Las profesionales que realizan el tratamiento deben poseer un título higiénico sanitario o el título superior de estética. Además, para realizar la micropigmentación se deben respetar las medidas de higiene correspondientes y el material desechable debe emplearse para un sólo uso. Por otro lado, todos los materiales desechables (gorro, guantes, mascarilla, botes para el pigmento, batas, gasas, recipientes y bastoncitos) deben ser estériles debido a que se realiza una incisión en la piel y existe riesgo de infección.
  • Visajismo. Las cejas, labios y ojos pueden cambiar la expresión del rostro por completo, es por ello que la técnico debe tener las nociones necesarias para adaptar el tipo de diseño al rostro de cada clienta. Es importante tener en cuenta la forma de rostro, los ojos y la mímica de cada cliente para poder mejorar el diseño de cejas, ojos y labios.
  • Colorimetría y pigmentología. Debido a la inestabilidad química de los pigmentos (mezcla de los colores primarios para obtener los diferentes tonos de marrones, rojos, rosas, naranjas, negros…) y a los diferentes tonos de piel de cada cliente, es imprescindible conocer la composición de los pigmentos a nivel del contenido para poder estabilizarlos y neutralizarlos adaptándolos de la mejor manera a cada piel. Factores como el sol, el color de piel, la composición química y la capacidad que tiene la piel de eliminar las tonalidades son muy importantes para evitar el cambio de color en los diseños de cejas, ojos y labios.
  • Trazado. Es clave para darle una armonía al rostro de la clienta.
  • Implantación del pigmento. Uno de los aspectos que más preocupa a las profesionales es saber cuál es la profundidad exacta. Si es demasiado profunda se produce un sangrado que provoca que el pigmento salga y no se fije adecuadamente y si es muy superficial cuando la piel se regenera el pigmento desaparece. Es por ello que cuando se realiza el tratamiento, la precisión de la profesional es imprescindible. Para garantizar la fijación del pigmento la piel del cliente debe tener una hidratación óptima.
  • Cuidados post tratamiento: Tras realizar el servicio debemos saber que cuando se termina el tono queda más oscuro al el elegido debido a que el pigmento está en la superficie y la costra aparece en cuestión de horas. Una vez la costra cae, el pigmento puede desaparecer y esto asusta mucho a la clienta, pero en 15-30 días vuelve a aparecer. Es por ello que los retoques no son aconsejables hasta que hayan pasado entre 45-60 días, para que la piel tenga el tiempo necesario de regenerarse y pueda implantarse correctamente el pigmento. Asimismo, la clienta deberá cuidar la zona con crema después del tratamiento y no rascarse ni exponerla al sol sin protección UVA.

Este tipo de trabajos ya sean estéticos o paramédicos son artísticos. El profesional no sólo debe tener las nociones de colorimetría, pigmentología y visagismo necesarias, sino que debe poseer además una parte artística para adaptar y plasmar de la mejor manera posible todos los diseños.

Marta Santiago
Formadora y soporte técnico de Atrévete DC
www.atrevetedc.es 
931 190 269