En primera persona: Patricia Moreno

 

“En las sociedades avanzadas de occidente, con un interés cada vez mayor en la comodidad y el bienestar, hay una búsqueda constantede métodos para conseguir salud y belleza.

 1. ¿Cómo surgió su interés por el mundo de la estética?
Siempre me ha gustado el mundo de la belleza. Mientras estudiaba y estaba interesada en el baile, o en divertirme y salir con mis amigos, empezó a atraerme el maquillaje. En seguida me di cuenta de que tenía mucho que aprender. Cuanto más leía o descubría, más lejos me parecía que se encontraba la meta. Y así, sin darme cuenta, poco a poco, me fui formando. Pronto comprendí que el mundo de la estética supone una formación constante. Continuamente van saliendo nuevos productos y tratamientos. Y antes de terminar la formación ya estaba trabajando en un balneario urbano. Mientras convalidaba prácticas, y trabajaba en distintos sitios, me seguía preparando y haciendo todo tipo de cursos para completar mi formación. Iba cambiando de trabajos. Me interesaba todo aquello que me pudiera aportar algo, cualquier ocupación que me descubriese cosas que no conociera. Me moví mucho, desde centros de estética hasta gimnasios.

 2. ¿Cómo fueron sus inicios? 
Nunca me planteé que iba a tener mi propio centro de estética. Curiosamente la vida me ofreció esa apuesta precisamente en uno de los peores momentos de mi vida. Cuando menos energía pensaba que tenía para embarcarme en algo nuevo, fue el momento que eligió mi marido para apostar por mí, por mis capacidades y por mi trabajo. Me animó a abrir un Centro y me ayudó, y apoyó, hasta materializar mi sueño. No imaginé que el Instituto de Belleza y Salud Patricia Moreno llegaría a ser tan importante.

 3. ¿Cuál es el tratamiento estrella de su centro? 
En el Instituto de Belleza y Salud desarrollamos un concepto de belleza ligado a la salud. Ambos conceptos van de la mano. Ahora estamos a la vanguardia en productos y aparatología y nos centramos en un cuidado integral y personalizado. El centro tiene la voluntad de ofrecer los tratamientos y productos más punteros tanto en tecnología como en cosmética.

4. ¿Qué cree que necesita un buen esteticista para triunfar? 
Profesionalidad, trabajo y dedicación son, a mi juicio, los tres componentes del éxito en cualquier profesión. Ésta no es diferente. Si tienes una buena formación y te apasiona tu trabajo… el éxito es sólo cuestión de tiempo.

 5. ¿Qué es lo que más le gusta de su profesión? 
Eso que acabo de explicar es precisamente lo que más me gusta de mi trabajo. Me encanta lo que hago, ayudar a otros a alcanzar sus metas personales para sentirse bien. Para lograrlo cuento con la ayuda de fantásticos profesionales con los que comparto sueños e inquietudes y a los que luego veo triunfar y hacerse un hueco en esta maravillosa profesión.

6. ¿Qué ha aprendido de esta profesión? 
En general en todas las ocupaciones hay una valoración sobre los resultados pero en la nuestra… tal vez podríamos decir que más que en ninguna otra. Nuestros clientes demandan resultados y seguridad: mejorar, verse renovados y, por encima de todo, buscan estar bien atendidos, sentirse seguros y confiar en los profesionales que les están tratando. Nuestros tratamientos son absolutamente personalizados y cada uno de nuestros clientes es al mismo tiempo nuestro aliciente y un reto, nuestra razón de ser y avanzar.

 7. ¿Cuál es su proyecto futuro? 
El sector de la belleza estará siempre en constante cambio y transformación. Los descubrimientos y avances nos inspirarán y ayudarán a ofrecer a nuestros clientes siempre lo más novedoso sobre las últimas tendencias en estética. Mi futuro será “Trabajo y trabajo” pero tengo la suerte de poder traducirlo como “Felicidad y felicidad”. Y ahora más que nunca que estoy esperando ansiosa la llegada de mi pequeña Manuela.

8. ¿Cómo ve el futuro del sector?
En las sociedades avanzadas de occidente, con un interés cada vez mayor en la comodidad y el bienestar, hay una búsqueda constante de métodos para conseguir salud y belleza. Cada día son más los hombres y mujeres que se cuidan y veo un futuro muy prometedor en el que no se adivina aun completamente el horizonte. Tenemos mucha suerte de dedicarnos a esta maravillosa profesión.