Que el sol del invierno no dañe tu piel

No te dejes engañar por las bajas temperaturas. Aunque no sientas el calor del sol, la “luz”, es decir, los rayos UV, siguen llegando a la piel.

En los días nublados y de lluvia, también hay que usar protección solar. El 90% de los rayos UV atraviesa las nubes y alcanzan a la piel.  Es cierto que los rayos UVB -responsables del bronceado y las quemaduras- son menos intensos durante esta época del año. Sin embargo, los rayos UVA responsables del fotoenvejecimiento cutáneo- llegan a la piel con la misma intensidad durante todo el año y a cualquier hora del día, sin perder energía incluso en los días nublados.  Por si no fuera suficiente, los rayos UVA además atraviesan los cristales por lo que llegan directamente a tu piel aunque estés dentro de un local (la oficina, el coche, etc.).

Las radiaciones solares son más elevadas en alta montaña, debido a la altitud, entre otras variables. Si practicas esquí, snowboard, o deportes de invierno al aire libre debes saber que el efecto espejo del hielo y la nieve pueden aumentar las consecuencias del sol en tu piel. Por tanto, la fotoprotección es imprescindible (también) en invierno.

Para proteger la piel de tu rostro, Heliokos crema solar facial anti-age FP 50+,  protección extrema al sol + efecto anti edad. Contiene células madre de uva de altísima acción antioxidante. Con efecto mate, no deja residuo blanco sobre la piel. Sin conservantes.

Contiene: células madre de uva, Dióxido de titanio (Filtro no químico con pequeño tamaño de partícula para evitar el efecto blanco sobre la piel y que protege frente a la radiación solar UVA-UVB-UVC) Vitamina E y Filtro UVA fotoestable: Alta fotoprotección UVA- Cumple normativa europea. Es ideal para usar bajo el maquillaje.