Trucos para disimular las ojeras

Descubre cómo ocultar las antiestéticas ojeras y las bolsas en los ojos con estos fantásticos trucos de maquillaje.

Las bolsas en los ojos y las ojeras son un problema estético para muchas mujeres. Éstas aparecen por varias causas, entre las que figuran el envejecimiento, la retención de líquidos, el cansancio, la genética, etc. Aunque son difíciles de reducir, es posible camuflarlas y hacerlas menos visibles con unos trucos de maquillaje.

Cómo aplicar el corrector

– La zona del contorno de ojos es extremadamente sensible, por lo que antes de comenzar a maquillarnos, debemos preparar la piel. Primero desmaquilla bien todo el área para eliminar posibles restos de maquillaje y seguidamente, aplica un contorno de ojos que sea refrescante para bajar la hinchazón y mantener la piel hidratada. Para que el tratamiento sea efectivo es importante que apliques el contorno de ojos con pequeños toques de fuera hacia adentro, así lograremos reducir las bolsas y activar la circulación sanguínea.

– Sobre la línea oscura de la ojera que se forma desde el lagrimal y recorre el borde ocular inferior, aplicaremos un corrector claro, uno o dos tonos más claros que el tono de tu piel. Lo aplicamos con un pincel directamente sobre la línea oscura que se traza y a lo largo de todo su recorrido.

– Después aplicamos el corrector oscuro directamente sobre las bolsas que se forman debajo de los ojos, sin invadir la línea clara que ya hemos trazado anteriormente. Con ello, le estamos dando profundidad y minimizando el volumen de esta bolsa.

Recuerda que no debes aplicar un corrector claro sobre las bolsas porque así, estarás dándole más volumen y las bolsas se verán más prominentes.

– Con un pincel transparente o dando pequeños toques con el dedo anular, difuminamos los dos tonos de correctores para que la piel los absorba, cada uno manteniendo su lugar, intentando no mezclarlos para no perder el efecto que hemos logrado.

Aplicamos la base de acabado mate dando pequeños toques en esta zona, sin arrastrar la esponja ni el pincel aplicador para no perder la corrección que hemos hecho. Si deseas disimular la ojera aún más, puedes aplicar corrector líquido (dos tonos más claros que tu piel como máximo) sobre la ojera y son suaves toques con el dedo anular, difuminar hasta que se integre con la base.

No utilices una base o polvos de acabado luminoso sobre las ojeras. Este tipo de bases le dan brillo a la piel, efecto que hace a las bolsas más visibles.

Otros trucos

Los delineados oscuros no son adecuados cuando se trata de ocultar las bolsas de los ojos, ya que resaltan la hinchazón y endurecen la mirada. Opta por delinear la línea de agua con un lápiz beige para que tus ojos se vean más grandes, despiertos y luminosos.

Evita los colores oscuros en las sombras de ojos, ya que harán que tus párpados parezcan caídos y sustitúyelos por tonos nude y naturales. Si notas que tu mirada aún luce apagada, prueba a aplicar un poquito de iluminador justo debajo de la ceja.

– Otro truco estupendo para disimular las bolsas de los ojos con maquillaje y estar más atractiva, es marcar bien las cejas con un lápiz y cubrir las zonas menos pobladas. Con ello, la atención se centrará en la zona superior de los ojos.

¿Quién es quién entre los correctores?

Por otro lado, para disimular imperfecciones, también debemos saber que cada uno de los colores de la paleta de correctores tiene una función diferente. Aprendamos para qué sirve cada uno y así sacar todo el partido posible a este producto de belleza.

Pero antes de clasificarlos, debemos tener en cuenta que los correctores de color son en realidad «precorrectores» que se aplican como paso previo al corrector. Entre las opciones destacaremos las siguientes:

Corrector color verde: se emplea para disimular rojeces y cualquier tipo de imperfección que tenga esta tonalidad. Un granito inflamado, una cicatriz enrojecida o capilares que enrojecen alguna zona de la piel.

Corrector color amarillo: ideal para neutralizar tonos morados sobre la piel. Por tanto, sirve para corregir ojeras moradas, cualquier hematoma o simplemente marcas antiguas que hayan tomado este color.

Corrector azul: se utiliza para corregir manchas amarillentas o naranjas sobre la piel. Por tanto es ideal para las personas que tienen manchas o coloración de este tipo alrededor de los ojos.

Corrector rosa o lila: permite disimular cualquier imperfección de tono verdoso sobre la piel. Tales como venas marcadas o moratones en proceso de curación.

Corrector naranja: los tonos anaranjados de cualquier paleta de correctores se emplean para compensar manchas azuladas causadas por la presencia de venas o hematomas. También se usan en casos de ojeras azules muy marcadas.

Corrector marrón: los correctores más oscuros se usan para dar profundidad en el contorneado del rostro y se combinan con correctores de color natural e iluminadores. Si quieres saber más sobre cómo usar el contorno de maquillaje, te aconsejo que eches un vistazo al tema «Contouring» o cómo esculpir el rostro sin Photoshop.

Corrector color maquillaje: los correctores de color natural se utilizan para aplicar sobre las zonas que ya hemos neutralizado con el color correspondiente. Así, si por ejemplo usamos un corrector amarillo sobre una ojera morada, tendremos que difuminarlo bien y, una vez que se asiente, podremos aplicar el corrector de color natural.

Ahora, con estos trucos de maquillaje, ya tenemos todas las herramientas para lucir un rostro fresco y descansado. ¡Ahora toca lucirlo!