Vitamina C, el aliado para el verano

La vitamina C es un nutriente esencial, vital para la reparación de los tejidos de todo el cuerpo y para la formación de colágeno.

La vitamina C es un nutriente esencial para nuestros organismo que funciona como antioxidante, contribuyendo a prevenir el daño de los radicales libres producidos por los rayos solares. No obstante, el cuerpo no almacena dicha vitamina, por lo que es necesario consumirla de forma regular.

¿Qué beneficios aporta la vitamina C?

Entre los muchos beneficios que tiene la vitamina C cabe destacar aquellos que tienen que ver con la piel, el cabello y el sistema inmunológico.

En lo que respecta a la piel, la vitamina C es necesaria para la producción de colágeno. El colágeno es la proteína más abundante en la piel (70%) y su función es asegurar el grosor de la dermis y mantener tersa la piel aportando resistencia y flexibilidad a los tejidos en forma de fibras. El cuerpo produce colágeno de forma natural. No obstante, con el paso de los años, la producción de colágeno se va reduciendo dando lugar a la aparición de arrugas y a la pérdida de elasticidad de la piel. Además de contribuir a la producción de colágeno, la vitamina C unifica el tono de la piel dotándola de luminosidad y ayuda a combatir los radicales libres producidos por la exposición solar, algo especialmente necesario durante los meses de verano. Asimismo, la vitamina C ayuda también a fortalecer y hacer crecer el cabello, a la absorción de hierro, y a reforzar el sistema inmunológico.

Las bebidas con vitamina C son una buena opción para dar a nuestro organismo todos los beneficios que ofrece esta vitamina. Zumos, frutas o bebidas de belleza, como la Summer Skin de Beauty&Go, ayudarán a mejorar la salud y aspecto de la piel logrando una dermis más luminosa, flexible y uniforme.